MARIO CONDE: DE LA OPULENCIA MÁS ABRUMADORA AL FRACASO MÁS ABSOLUTO

Mario Conde Conde es una de las figuras más representativas de las élites financieras con una historia muy particular. Nacido en 1948 en Galicia, con tan solo 24 años aprobó las oposiciones para Abogado del Estado con la mejor nota desde la creación del cuerpo allá por las últimas décadas del siglo XIX.
En los años 80, en el mundo de la empresa privada, consigue ganar hasta 58.000 millones de pesetas (350 millones de los actuales euros) en tan solo una operación de venta de empresas del sector farmacéutico. Decide invertir con ese dinero en el por aquel entonces Banco Español de Crédito (BANESTO), por lo que es nombrado primeramente vicepresidente y más tarde, con tan solo 39 años, es nombrado presidente del cuarto banco de España. Es presentado como un ejemplo para toda la juventud de la sociedad, hasta que en diciembre de 1993, el Gobernador del Banco de España decide intervenir en la dirección del banco, sustituyendo a Conde y su equipo por uno temporal. Es aquí donde empieza la caída del banquero. En 1997 ingresa en la cárcel hasta que, tras acogerse a varios beneficios penitenciarios, en 2006 termina de cumplir su condena.
Tras este breve resumen sobre la vida del todavía vivo exbanquero, es donde se plantea la dificultosa tesis de resolver y concluir si Mario Conde es una víctima del sistema como alega él o simplemente es un delincuente. En el libro “El Sistema”, escrita por él mismo en 1994, se puede ver como esboza un discurso paradójicamente antielitista y populista nunca visto hasta entonces en España. Si observamos movimientos nuevos como el 15-M o incluso muchos de los discursos pronunciados por integrantes de partidos como Podemos u otros similares, encontramos gran cantidad de similitudes. Es por ello que muchos historiadores y periodistas consideran a Conde como uno de los precursores de este movimiento. A pesar de estas ideas sostenidas por el exbanquero, en los años 90 se hacen habituales las imágenes de Mario Conde rodeado de lo que periodistas como Jiménez Losantos han llamado el triángulo de la corrupción: Felipe González, Jesús Polanco y Juan Carlos I.
Sin embargo, al margen de las opiniones que puedan vertirse en favor o en contra de Conde, hay hechos que están exentos de subjetividad y que deben mantenerse como ciertos e inexpugnables. Conde reconoce abiertamente haber regalado dinero a partidos políticos como al CDS (fundado por Adolfo Suárez tras la disolución de la UCD) o incluso al padre de la Constitución Miquel Roca, como candidato de Convergencia y Unión. Con esto, se puede afirmar sin lugar a dudas que es el primer financiador irregular de las élites políticas y de los medios de comunicación. Hasta la intervención por parte del Gobierno en BANESTO, Conde es uno de los ejes sustentantes sobre el cual gira el imperio de Jesús Polanco y las políticas de Felipe González y su Gobierno.
Para resolver la pregunta antes mencionada también caben ser considerados los hechos anteriores y cercanos a la intervención de Banesto. Mario Conde, en la primavera de 1993, obtiene el título de la Universidad Complutense “Doctor honoris causa” en presencia del Rey y de la plana mayor del periodismo. Sin embargo, la intervención se produce solo 6 meses después, el 28 de diciembre de 1993. Considerando que el Banco de España detecta en Banesto un desfase patrimonial a medidados de ese año, resulta difícil creer que todas las élites financiares, periodísticas y políticas presentes en la concesión del título universitario no estuviesen al tanto de lo que ocurría en el banco y de lo que el Gobernador del Banco de España tenía pensado hacer. Banesto, en junta de accionistas, mostró unas pérdidas ya conocidas por el Banco de España de 407.383 millones de pesetas. También se supo que quince de las veintiuna sociedades manejadas por el grupo Banesto tuvieron pérdidas.
Como conclusión, es lógico pensar que la intervención era necesaria y que observando muchas transferencias realizadas por Conde en los últimos meses a paraísos fiscales, las acusaciones de apropiación indebida y falsificación en documento público estaban fundamentadas. Así, a todos ha de resultar extraño que se produjesen eventos como los de la Universidad Complutense. Podríamos preguntarnos que si no hubiera estado en el Gobierno quien estaba y si no hubiese controlado los medios quien los controlaba, probablemente otros también habrían dilucidado sus responsabilidades penales ante un tribunal, aunque eso es algo que difícilmente podrá saberse

.Ver las imágenes de origen

 

 

2 comentarios sobre “MARIO CONDE: DE LA OPULENCIA MÁS ABRUMADORA AL FRACASO MÁS ABSOLUTO

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: