CONTRADICCIÓN ENTRE LA ECONOMÍA PLANIFICADA Y LA LIBERTAD INDIVIDUAL


A lo largo de la historia en algunos países se ha aplicado el sistema económico de economíaplanificada, donde el Estado ha protagonizado una absoluta intervención en la economía,
generando efectos colaterales y consecuencias directas como falta de productos necesarios,
pobreza, grandes desigualdades o la aparición de mercados negros (incluyendo lo que esto
conlleva; delincuencia en torno a estos productos y falta de control de calidad en dichos
productos).
Sin embargo, uno de los grandes problemas que ha planteado la economía planificada es la
contradicción que supone la intervención del Estado con la libertad individual. A mi juicio, el
socialismo y la colectivización comunista implementados por el Estado son inviables no solo
por la falta de precios de mercado, sino que además, en un plano más filosófico y político, son
incompatibles con la libertad individual y necesariamente llevan al establecimiento de
regímenes totalitarios, ya que el que los precios sean fijados por un tercero (que es el Estado),
supone una imposición, mesurable según su intensidad (es decir, es gradual), que provoca
sistemas y regímenes contrarios a la libertad, que son los totalitarismos. Alejado de cualquier
posición política, se puede afirmar que todo el mundo considera como hechos irrefutables el
que regímenes totalitarios se caracterizan, entre otras cosas, por la intervención del Estado en
la economía. Es una afirmación objetiva por dos aspectos. El primero, porque no se critica ni a
la izquierda política ni a la derecha. Y el segundo porque, en caso de aceptar la tesis de que
supone una crítica, afecta ambos. En la práctica, cada uno puede escoger el aspecto que
prefiera, porque ninguno se decanta por ninguna posición política, aunque en sí la afirmación
suponga una posición ideológica.
La contradicción mencionada en el título del artículo se extiende a lo siguiente: Sin propiedad
privada, se crea una dependencia tan grande del Estado que nos convierte prácticamente en
esclavos, esclavos que tienen en esos sistemas como características principales la
susceptibilidad y la sumisión. No se debe entender el término esclavo como anacronismo, pues
no se hace referencia a los esclavos, plebeyos, vasallos o siervos. En definitiva y en términos
marxistas, no se hace referencia a los oprimidos a lo largo de la historia. Sino a un tipo de
individuo incapaz de defenderse y al que se le imponen un determinado número de cosas,
cuya numeración sería larga y tediosa.
Ese fantasma dejó de recorrer Europa, aunque la contradicción no se acabará nunca.

Víctor Muñoz 2º Bach C

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: